El mito de la caverna de Platón

Espectadores, ancestrales y modernos.

Condicionados e incondicionales.

Interpretando lo previsto.

Sentados, recostados, tumbados, en pié.

En la penumbra de una gruta profunda.

Tratan de descifrar las sombras proyectadas por una hoguera.

Creen sin dudar en las formas antropomórficas que desempeñan su papel.

Espectadores, ancestrales y modernos.

Incondicionalmente forzados.

Adiestrados, aprendiendo de una verdad única, elegida y repetida mil veces.

Condición sine qua non para el experimento.

La Caverna que Platón mostró.

Persiste con fuerza en nuestra era, demostrando que todo sigue igual.

Siguen girando los planetas alrededor del Sol.

Solo hay escapatoria apagando el fuego y mirando al cielo.

Huir de la caverna, de la gruta profunda y tratar de no cegarse por la luz crepuscular.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s