Otoño se ha colado de buen rollito

¡Hola, hola!

«A la carga…» Expresión utilizada para indicar el momento del ataque, el asalto, la contienda. (Lo nuestro es menos belicoso). Allá voy:

Tengo la impresión que el otoño se ha colado de buen rollito…

Se ha plantado ante nosotros apartando de un manotazo al anciano verano. 

Se ha colado con máscara de bonanza y temperaturas propias de otoño (como debe ser). 

El otoño sabe que de ese modo vamos a aceptarlo mejor. 

Escribía en mi última novela “Negro sobre blanco” que “Octubre haría honor a su condición de otoño aferrándose al ciclo de las estaciones, pese a que el cambio climático se empeñase en llevar la contraria.”

Este año no ha dado tiempo a que llegue octubre, el cambio climático es una verdadera montaña rusa y en efecto nos lleva la contraria.

Estábamos hartos del calor insoportable que nos trajo el verano, allá  por el 21 de junio. Calor propio del verano siglo XXI en la Europa meridional. 

Hay que irse haciendo a la idea de que los veranos tropicales han llegado para quedarse. Los superaremos a base de abanicos, pareos y caipiriñas. 

Sospecho que el otoño está utilizando una estratégia populista y tramposa. Tan solo tarta de colarse en nuestras vidas, vestidas de tirantes y bermudas, para inmediatamente lanzarnos agua y viento sin medida (ya ha pasado esta semana). 

A mí, otoño no me engaña. ¡Viva el verano! Que vuelva lo antes posible. 

No te fíes. Otoño traerá de la mano a invierno y entonces, la oscuridad y el frío se colarán en nuestros huesos y nuevamente «el túnel”. Entonces nos tocará esperar hasta el próximo 20 de marzo para ver la luz. 

Esto nos está pasando mientras en un país próximo, el otoño va a llegar con estrategias aún más oscuras. Pero esa es otra historia que no toca en este post.

El mito de la caverna de Platón

Espectadores, ancestrales y modernos.

Condicionados e incondicionales.

Interpretando lo previsto.

Sentados, recostados, tumbados, en pié.

En la penumbra de una gruta profunda.

Tratan de descifrar las sombras proyectadas por una hoguera.

Creen sin dudar en las formas antropomórficas que desempeñan su papel.

Espectadores, ancestrales y modernos.

Incondicionalmente forzados.

Adiestrados, aprendiendo de una verdad única, elegida y repetida mil veces.

Condición sine qua non para el experimento.

La Caverna que Platón mostró.

Persiste con fuerza en nuestra era, demostrando que todo sigue igual.

Siguen girando los planetas alrededor del Sol.

Solo hay escapatoria apagando el fuego y mirando al cielo.

Huir de la caverna, de la gruta profunda y tratar de no cegarse por la luz crepuscular.

Fabricando lluvia

¡Hola, hola!

¿Tú también crees que tiene que llover?

Naturalmente, es imprescindible.

Y hablando de lluvia… Te cuento:

He leído que en China han fabricado nubes.

No me refiero a las conocidas nubes de algodón de azúcar, verde, rosa o blanco que encontramos en las ferias.

Ese, és relativamente sencillo y aporta más bien poco.

Bueno, bien pensado, un minuto de felicidad no es poco, tal vez habría que pensar bien este asunto del disfrute puntal y darle más valor.

Me refiero, a que en China están pasando una sequía que ríete tu de nuestros problemas con la escasez de agua y las alta ls temperaturas.

En el distrito de Xian’an, consiguieron aliviar las temperaturas y abastecer de agua las necesitadas y desidratadas cosechas y aliviar a los acalorados Xian’aneses (¿Será este el gentilicio?) recurriendo a los «cazadores de nubes», que son ni más ni menos que cohetes que se disparan al cielo inyectando sustancias a través de varillas de yoduro de plata con el fin de «sembrar» nubes y provocar lluvia.

El concepto «cazadores de nubes» me ha parecido precioso. Ser cazador de nubes es tanto como aliviar los agobios del calor y provocar lluvia para ayudar a generar vida y prosperidad.

Si este avance tecnológico da los resultados esperados por los científicos chinos, podría significar un hito sin precedentes.

No podemos obviar que dominar la lluvia es algo perseguido por el ser humano desde tiempos inmemoriales.

¿Recuerdas el recurso cinematogràfico de la imagen del «indio» bailando la danza de la lluvia, tratando de pedir a los dioses agua para las cosechas?

Tendremos que esperar a ver como evoluciona este asunto y como se acaba implementando.

Obviamente, como suele pasar, no habrá «cazadores de nubes» para todos y por muy bonita que sea esa terminología, si funciona el experimento tendremos otro problema de esos que creamos los humanos.

Como buenos hermanos

Hola, hola!

Pasamos por un tiempo en el que las relaciones entre las personas se hacen complicadas. (Ya se que para tí y para mi no…)Nosotros, tratamos del mantener la compostura, el tono, el equilibrio, e intentamos ser tolerantes y calamados con el resto de humanos de nuestro entorno. ¡Propongo un aplauso por ello!Pero muchas otras personas, comunidades, étnias, estados… Pujnan unos con otros y otros con unos constantemente.Por un espacio, un derecho, una identidad, la integridad territorial, esto último es un eufemismo genocida y fratricida. Cuando todo parece hundirse, irse a pique como el Titánic, aparece una brizna de esperanza. Dos países acuerdan repartirse civilizadamente un territorio. Como lo lees, una pequeña isla en medio del Ártico.Se trata de la isla de Hans, a medio camino de Dinamarca y Canadá. Este pequeño pedazo de roca cubierta de hielo estaba en disputa desde hace décadas. Ahora, ambos países (los dos miembros de la OTAN) han decidió dar ejemplo y civilizadamente se la han repartido. Curiosamente, en el pasado y como muestra de identidad, cada expedición dejaba los cascos de las botellas de sus bebidas espurituosas nacionales, los canadienses burbon, los daneses snaps. Dicen las malas lenguas que cada uno se bebía el alcohol del rival mientras miraban la puesta de Sol (cuando la había)Supongo que después de beber, desbebian viendo la salida del Sol (cuando tocase). Sea como fuere, lo que es seguro es que en algún momento se cobrarán los intereses de ese acuerdo; tesoros que se encuentran en las profundidades, muy por debajo de la capa de hielo que cubre la isla. Dicen que petróleo, gas y minerales. Por el momento, quedemonos con el ejemplo civilizado. Es mejor eso que no un enfrentamiento estúpido tan recurrente en estos tiempos. Solo por hacer memoria : Nada que ver con el folklore patrio de la isla de Perejil.

La noche de San Juan ¿La más corta del año?

!Hola, hola!

Aquí estoy de nuevo.

¡Al ataquerrrrrr!

Que decía el televisivo cantaor de flamenco y cómico: el gran Chiquito

Una contradicción en sí mismo.

Esta noche, ¡Ay! esta noche, la que nos espera…

Verbena a tope, después de dos años de penurias, desesperos y restricciones.

Igual, cuando leas estas líneas ya se habrá pasado todo el ruido de los petardos (no creo).

Se habrá desbravado el cava abierto y sin acabar, y la música verbenera, a ritmos de

congas y bamboleos habrá cesado.

Da lo mismo cuando leas este email, lo que quería contarte te servirá igualmente para el próximo San Juan.

Quería avisarte para que no cayeras en algo en lo que yo caí, y que en una conversación nocturna sanjuanera, pronunciaras eso de…:

“…Pues sí, ya ves, esta noche es la más corta del año”

“Weeek” error.

La noche de San Juan, no es la más corta del año, aunque la creencia popular así nos lo haga pensar.

Lo cierto es, que la noche más corta del año ocurre entre el 20 y el 22 de junio.

¡Uy! íbamos bien, hemos estado cerquita, peró no, no es el 23 de junio (por segundos).

Durante los días 20 y el 22 se produce el solsticio de verano, que es la época del año en que el Sol llega a su máxima elevación.

Durante unos días el Sol al mediodía parece como si se hubiera congelado, y de ahí el nombre de solsticio, ya que en latín “solstitium” significa Sol quieto.

Ahora ya lo sabemos los dos, el próximo San Juan (si lees hoy lo aplicas ya) no caeremos en eso de ir pregonando lo de la noche más corta.

Corta o larga, debes (es una exigencia) aprovecharla y disfrutarla. 

Esta, la de hoy, 23/06/22, no se va a repetir, tienes mi palabra.

«A felicidade»

Hola, hola!

Hoy te voy a hablar de otro tema musical.

Retrocedemos en el espacio tiempo.

Nos vamos a Brasil, al año 1958.

Antonio Carlos Jobim y Vinicius de Moraes, dos referentes del movimiento Bossa Nova, fueron los articifes de música y letra de esta canción que formó parte de la banda sonora de la película «Orfeo negro».

Titularon «A felicidade» a esta preciosa canción en la que se compara la felicidad con una pluma, una gota de rocio y la felicidad efímera de los pobres en el carnaval.

Dice algo así:

La felicidad es como una pluma que flota empujada por el viento.

Tiene una vida breve porque precisa que haya viento sin parar.

La felicidad de los pobres se parece a la gran ilusión del carnaval.

La gente trabaja un año entero para un momento de sueño, para crear un disfraz,

de rey, de pirata, o de jardinera…

…y todo acaba el miércoles (fin del carnaval).

La felicidad es como una gota de rocio en un pétalo de flor.

Brilla tranquila, al poco oscila,

y cae como una lágrima de amor.

¡La felicidad es una locura!

Como ves Jobim y De Moraes eran unos románticos empedernidos, igual que excelentes músicos innovadores en su estilo.

Lo que más me llama la atención de este tema es la parte en que el poeta nos habla sobre la tristeza, instalándose en un lamento profundo:

«La tristeza no tiene fin, la felicidad sí.»

!Que radical y contundente!

En esta frase se puede iniciar un debate filosófico.

La felicidad efímera, como la del cuento de Pappini y su reloj parado a las siete (esto para otro día).

La tristeza sin fin, propia de los poetas románticos y las canciones de desamor.

Sea como fuere, y dure lo que dure la felicidad, atesora esos momentos en que la magia la hace aparecer.

Sé viento para mantener la pluma en un vuelo constante.

Te dejo un enlace para que puedas escuchar esta oda a la felicidad.

El año llega a su fin como todos los años vividos hasta hoy.

Cada año lo mismo.

Felicitaciones absurdas, reiterativas, insulsas, copiar y pegar.

En los últimos años, con la llegada de los smartphones, los mensajes instantáneos como los  SMS o los Whatsapp, aún se han intensificado sobremanera los “memes”, los mensajes express, rápidos, impersonales, más copiar y pegar todavía.

T-O-D-O-S caemos en eso, en lo mismo. 

No vaya a ser que nos dejemos a alguien sin felicitar, sin desearle un buen cambio de año, una feliz nochevieja, un feliz año nuevo.

MIERDA

DE LA GORDA

No digo que no sean sinceras las felicitaciones, los buenos deseos.

Seguro que deseamos lo mejor para el prójimo.

Pero siempre que nosotros también lo tengamos.

No vaya a ser que nos quedemos sin nuestra parte.

¡Ah! Perdone, usted no. Usted solo quiere felicidad y abundancia para los demás. Sean quienes sean. Aunque usted viva jodido y arrastrado.

Y un mierda. No le creo.

Estoy cansado de esta situación.

Cansado de crear, construir, tratar de alcanzar, llegar a tocarlo con la puntita de los dedos, para que se desmorone y vuelta a empezar.

Cansadísimo. 

No me ayuda el entorno. Nada o muy poco.

No culpo a nadie. Así son las cosas.

Forma parte de la vida.

Un virus que infecta a los humanos cabrones que destruyen todo lo que tocan.

Ese bicho nos ha jodido bien (sus razones tendrá el madito).

Un volcán que envía a tomar por culo el trabajo de generaciones.

Solo espero que una invasión alienígena nos ponga firmes, o nos envíe a otra galaxia de una patada en el culo.

El cometa que se estrella en la Tierra según la película “No mires arriba” me parece lo más verosimil del cine de los últimos tiempos. Las de MARVEL no cuelan.

El escenario ya lo tenemos.

La comunidad idiota y carente de criterio ya está al completo.

Los dirigentes a los que hemos puesto al frente (mentira no los “hemos”, se “han” puesto) ni nos representan, ni son lo que nos conviene. 

Aunque tal vez es lo que merecemos (Tú y yo, no)

Sea como fuere, es lo que hay. 

Es lo que tenemos delante.

Lo que nos toca gestionar, lidiar, chupar, vivir.

¡Viva la vida!

La que tenemos, la única posible.

Nada más puedo decirte en este ocaso de 2021. 

Tan solo:

Haz lo que puedas, amigi.

Si hoy es jueves, es color naranja.

Hola, hola!

¿Has escuchado hablar de sinestésia?

Se trata de la percepción que algunas personas tienen al relacionar colores con notas musicales, o percibir sabores con tan sólo el tacto.

Hay quienes encuentran «dulce» una superficie suave,otros relacionan el número 7 o la letra A con el color rojo.

Así estamos.

Y esto no es nuevo.

Es de toda la vida.

Muchos artistas han utilizado la sinestesia en sus obras. Músicos, literatos, pintores.

Juan Ramon Jiménez la utilizó reiteradamente es sus poemas, y le siguieron otros autores de la generación del 27.

«Es de oro el silencio. La tarde es de cristales.»

«En el zenit azul, una caricia rosa»

Obviamente, el silencio no tiene color, y ni rastro de policromia en el tacto de una caricia.

Pero los sinestéticos están en otra onda y perciben de esa forma.

Sin duda son seres superiores.

¡Que mogollón de sensaciones!

Gente sensible…

… O atiborrada de LSD

Me lo pido para Reyes.

Lo más parecido que me ha pasado al respecto, y el motivo que me ha hecho recordar la sinestésia y escribirte para compartirlo, es que hace unas semanas, me regalaron un pack de calcetines.

Siiii, se que suena pueril, pero es así. Yo soy así, y voy y lo cuento.

Resulta que los calcetines tienen una particularidad.

Son negros, pero cada par tiene la puntera y el talón de un color, unos azules, otros, naranjas, verdes, amarillos…

Hay siete diferentes, y cada uno tiene escrito el día de la semana.

¿Mola?

Pues no se yo…

Es un estrés, porque no estoy yo por las mañanas para buscar el dia al que corresponde cada par y hacerlo coincidir con el dia en cuestión.

Pero por otro lado, ponerse un calcetín «jueves» siendo martes, me da cierta grima.

Procuro no rayarme y si me agobio, me enfundo unos grises anónimos y se acabó.

Lo que ya he aprendido es que el naranja corresponde al jueves, así que me queda claro que si hoy es jueves es color naranja.

¿Acabaré siendo un poco sinestésico?

Feliz dulce y plateado 2022.

PD: Tiene que ver con la sinestesia creer que el pasado está detrás y el futuro delante. Aunque creo que eso es así con anestesia o sin ella.

Las cápsulas del tiempo

¡Hola, hola!

En primer lugar, ¡Feliz Navidad!

¿Sabes lo que es una cápsula del tiempo?

Seguro que sí, pero, déjame que te lo recuerde por si acaso.

Una cápsula del tiempo, es un recipiente cerrado herméticamente, construido para guardar mensajes y objetos del presente para ser encontrados por generaciones futuras.

Pues, curiosamente la pasada semana se abrió una de esas cápsulas, que fue enterrada en 1887 en Richmond, la capital de Virginia.

La cápsula, consiste en una caja de plomo, y se encontraba enterrada bajo el pedestal de una estatua ecuestre del general confederado Robert E. Lee.

En su interior se encontraron tres libros, un sobre de tela y una moneda, todo ello en un avanzado estado de deterioro.

Ahora, los expertos deberán analizar la procedencia y la intención que tenían quienes lo depositaron en ese lugar.

Este hallazgo se ha producido debido a la retirada de la estatua de 12 toneladas del general Lee a caballo, llevada a cabo el pasado septiembre con motivo de las protestas raciales que denunciaban el pasado racista del Sur.

Cápsulas del tiempo las hay por todo el planeta, en Estados Unidos están las más conocidas, las llamadas cápsulas Westinghouse, pero la cuestión es:

¿Para qué sirven?

¿Qué utilidad han tenido hasta ahora?

Tal vez, sin ser pensadas para ello, pero con una eficacia asombrosa. Hasta nuestros tiempos han llegado huellas del pasado que han permitido hacernos una idea de las costumbres de nuestros antepasados.

Pompeya quedó arrasada y oculta bajo la ceniza y el material expulsado por el Vesubio en el año 79.

No fué hasta el siglo XVIII cuando se empezó a excavar, recuperando el trazado de la antigua ciudad y los restos que habían quedado preservados bajo la ceniza.

Pinturas en las paredes, restos de comida en las cocinas, información por todas partes, que han permitido a los investigadores reconstruir la vida de aquellas gentes.

Lo mismo pasa con los templos y viviendas recuperadas en Egipto bajo las arenas del desierto que actuaron de cámara de tiempo gigantes para permitir que la humanidad de la actualidad conozca los orígenes de tantos detalles del pasado.

Si quieres dejar tu huella, datos de nuestra vida actual para las generaciones venideras,

te diría que los formatos digitales no van a serte de gran ayuda.

Por qué no, tan solo dejar oculto en algún lugar una carta física o un objeto con la información que quieras legar.

No hace falta que lo encuentren dentro de mil años.

Igual eres tú quien tropieza con tu propio legado dentro de un tiempo.

Tal vez descubras algo que te muestre como pensabas en el pasado.

Sea útil o no, seguro que al menos servirá para esbozar una sonrisa.

PD: No hay que perder de vista que conocer el pasado nos permite comprender el presente y poder imaginar el futuro.

Los nombres de los dedos de pies y manos

¡Hola, hola!

Hoy tomaba una cerveza con un gran amigo y ha salido el tema de estos escritos que te voy enviando.

El tema ha surgido hablando sobre las molestias articulares que se van produciendo con la edad y que afectan principalmente en las falanges de los dedos o en el hueso del “muslo de pollo” que forma el pulgar de la mano.

A eso se le llama “sindrome del tunel carpiano” y es una jodida molestia, por decirlo clara y llanamente.

¿Me entiendes verdad?

Pues bueno, yo le decía a mi amigo que en una ocasión te había escrito algo relacionado con los nombres de los dedos.

De los dedos de los pies.

Él, que tiene buena memoria (no como yo que soy un despistao), no recordaba ese mensaje, y tiene razón, lo he buscado y no lo he encontrado.

Seguro que fue una idea de aquellas que no se llevan a cabo y se quedan en el tintero.

Vaya expresión tan anacrónica, siendo como es que te escribo sin tinta de ningún tipo.

Pues, fuese como fuere, no lo hice en su día, así que hoy te voy a explicar algo que igual ya sabes, pero así te lo refresco.

Los dedos de los pies, no reciben el mismo nombre que los de las manos, o al menos, su nombre científico es otro. 

¿Recuerdas los nombres de las manos? Te hago memoria:

Pulgar, el gordo. ¿Aún se le puede llamar así, o será políticamente incorrecto? No sé.

Índice. El que sirve para indicar alguna persona, animal o cosa.

Corazón. El del medio de Los Chichos… 

Anular. El que no sirve para nada. Si alguna vez hay que perder un dedo, mejor este.

Meñique. El pequeñín de la casa, el desamparado, el que se amputan los Yakuza para pedir perdón. (Esto para otro día).

Vamos a los pies. Si te va la pedofília vas a flipar.

El gordo, recibe el nombre de “Hallux», ¿Parece más un personaje de Asterix que un dedo verdad?

Contrariamente a lo que se pueda creer, no siempre es el más largo, puede serlo el segundo dedo.

El segundo dedo. “Digitus secundos pedis”, (Este es otro de Asterix).

Como he dicho antes, puede ser en ocasiones más largo que el gordo, y eso deriva en tener una clasificación diferente por los tipos de pies:

Pie “Egipcio”, el que tiene el dedo “Hallux” más largo.

Pie “Griego” el que tiene el “Digitus secundus pedis” más largo.

Pie “Romano” o “Cuadrado”, cuando todos tienen la misma longitud. 

Otro día te hablaré de lo que dicen de ti tus pies según el tipo.

Tras el segundo dedo, siguen el tercero, cuarto y quinto con la misma denominación numérica: “tercer dedo”, “cuarto dedo” y “quinto dedo”. Este último también es conocido popularmente como “dedo pequeño” o “dedo meñique” (como el de la mano).

Como ves, no se rompieron demasiado la cabeza con los nombres de los dedos de los pies.

Los de las manos son más creativos y dan más juego. Debe ser porque están más a la vista, y han dado lugar a más literatura.

En fin, por hoy ya está bien de dedos y pies.

Pero antes de finalizar, acabemos con buen pie, y avancemos con paso firme (pasos de diez dedos) hacia unos buenos viajes.

Si quieres viajar de la mejor forma, no dudes en contactarme y venir de viaje conmigo.

Hasta el infinito… y más allá.